¿A Dios Realmente le Importa?

Leon Fontaine Entregate

No es que el Señor se tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios. 2 Pedro 3:9 (DHH)

¿Cuándo usted ora, parece que la respuesta de Dios siempre es “no” o “esperar”? Usted puede comenzar a pensar que pedir ayuda a Dios no tiene sentido. Quizás usted haya intentado suplicar Su ayuda, pero como se ha sentido rechazado, deja de orar por completo.

La vida puede ser difícil, lo que hace que muchos se pregunten “¿Por qué Dios permite tanto dolor en esta vida?” No, no lo permite. El hecho de que algo suceda no significa que sea la voluntad de Dios. 2 Pedro 3:9 nos dice que Él no quiere que nadie perezca, sin embargo, cientos de personas van a la eternidad todos los días sin conocerlo. Vivimos en un mundo caído e imperfecto, y a veces suceden cosas malas.

Muchas personas tienen una idea errónea acerca de la oración que les hace evitarla. Ellos piensan que al orar le están pidiendo algo a Dios y Él decide si su respuesta es sí, no o esperar. Ellos esperan tener el nivel correcto de emoción, para que Él tenga compasión y les de la respuesta que necesitan en su vida.

La oración no es mendigar a Dios, es absorber a Dios. Así como las personas que pasan mucho tiempo juntas comienzan a desarrollar características similares, los pensamientos y creencias de Dios pueden contagiarlo cuando usted pasa tiempo con Él.

¡No se desanime! Al pasar tiempo en oración y llegar a conocer mejor a Dios, a través de leer Su Palabra, usted absorberá más de Él. ¡Las cosas que usted creía imposibles serán posibles!