Amar a las Personas en Su Reino

Leon Fontaine Entregate

Vosotros sabéis cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con Él. Hechos 10:38 (LBLA)

La sensación que usted tiene cuando ayuda a alguien a encontrar a Jesús es increíble. Sabemos que es la mejor noticia que podríamos compartir, pero muchas personas dudan en compartirla porque suponen que no tienen la personalidad para hacerlo.

En realidad, usted puede alcanzar a personas para Cristo sin ser un tipo de persona extrovertida. Usted llegará a personas que esas personas extrovertidas nunca podrían alcanzar – personas que prefieren un enfoque más suave y sutil.

Si usted siempre tiene su antena encendida y le pide al Espíritu Santo que le muestre a las personas con las que Él quiere que usted hable o sea amable, su vida será una gran aventura. Es realmente así de simple. Nuestro versículo de hoy dice que Jesús fue ungido con el poder del Espíritu Santo y luego hizo cosas buenas. ¿Qué tan fácil es eso?

Usted no necesita aferrarse a las personas o tratar de controlarlas. Solo sea amable y busque oportunidades para presentarles a Jesús de una manera cotidiana, relajada y con Espíritu Contemporáneo. Deje de lado el deseo de controlar lo que ellos deciden hacer con esa presentación. Después de todo, usted solo puede controlar lo que usted hará o no hará.

Donde quiera que vaya, simplemente encuentre cosas buenas que pueda hacer. Usted puede felicitar a alguien. Usted puede alegrar el día de un camarero que se siente menospreciado. Usted puede alentar al cajero que tuvo que tratar con un cliente iracundo.

Si usted está abierto, el Espíritu Santo le mostrará cómo llegar a las personas que lo rodean. Con Su ayuda, usted puede convertirse en un experto en amar a las personas en Su reino.