Ate y desate

Leon Fontaine Entregate

Les aseguro que lo que ustedes aten aquí en la tierra, también quedará atado en el cielo, y lo que ustedes desaten aquí en la tierra, también quedará desatado en el cielo. Mateo 18:18 (DHH)

No sé cómo hace la gente sin la Palabra de Dios.

Yo necesito mi tiempo de meditación en la Palabra de Dios, y lo necesito con regularidad. No puedo hacer lo que hago sin ella. Con todas las decisiones que tengo que tomar y los problemas que debo solucionar, necesito recordarme constantemente quien dice Dios que soy yo y que dice que puedo hacer.

Usted no es diferente. Usted necesita saber quién es y qué le pertenece a usted en Cristo. Es necesario recordar en que reporte creer. No es en el doctor, el analista financiero o en los expertos que se escuchan en las noticias. ¡Crea en el creador del universo y confíe en lo que él tiene que decir!

No deje que la gente lo convenza de algo diferente o circunstancias que lo hagan detener. Usted es precioso para Dios. ¿Usted cree que está pidiendo demasiado? ¡No! ¡Usted no está pidiendo lo suficiente! ¡Él quiere más de usted de lo que está pidiendo!

Dios quiere hacer extremadamente, abundantemente más de todo lo que usted pueda pedir, pensar o imaginar (Efesios 3:20-21), ¿así que lo que está recibiendo le está preocupando? ¡Él le ha dado la autoridad para atar todo lo que no existe en el cielo y desatar todo lo que puede encontrar en el cielo!

Reclamemos eso hoy juntos: “Padre, gracias por darme la autoridad para atar y desatar. En este momento yo ato (enfermedad, miedo, pobreza, depresión, ansiedad, desesperanza, soledad, los placeres del pecado) de mi vida. Yo desato lo opuesto (salud, paz, prosperidad, esperanza, alegría, buenas relaciones y una pasión por servir a Dios)”!