Dígalo hasta que lo vea; véalo hasta que lo sienta

Leon Fontaine Entregate

Así pues, la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo… Romanos 10:17 (DHH)

Jesús nos enseña en Marcos 11:24 a creer que sus oraciones han sido respondidas incluso antes de orar. Aunque esto suena bien, estoy seguro de que a veces usted tiene dudas. Todos las tenemos. Entonces… ¿cómo podemos pasar de ser inseguros a tener confianza en que Él se manifestará?

Vamos a fingir que usted se ha sentido mal últimamente. La depresión puede tener componentes físicos, relacionales o mentales, y otras formas de tratamiento pueden ser necesarias, pero aquí hay tres cosas que usted puede hacer:

  1. Encuentre versículos de la Biblia que prometan que Dios quiere que usted tenga una vida increíble, y medite en ellos. Realmente deje que su significado lo penetre.
  2. Agradézcale a Dios por Sus promesas y reclámelas para su vida. Incluso si usted todavía no lo siente, diga algo como: “Gracias, estoy feliz y bendecido. Su alegría es mi fuerza”. Tenga en cuenta que no estoy sugiriendo que cite versículos todo el día de una manera rutinaria. La fe viene al escuchar, pero usted necesita conectar su corazón con las palabras que salen de su boca.
  3. Permita que el Espíritu Santo le ayude a construir una nueva visión. Conecte su corazón con las palabras que usted dice, permitiéndoles crear una nueva imagen en su interior… Una que afecte sus emociones. Aquí vale la pena decir que esto no es fe. Dígalo hasta que lo vea y véalo hasta que lo sienta… Eso es fe.

Comience a verse a sí mismo riendo, amando y pasando la vida con una sonrisa en la cara. En la medida en que usted continúe haciendo esto día tras día, los sentimientos asociados con esta imagen aumentarán dentro de usted. Usted comenzará a destruir imágenes negativas de una vida deprimida… ¡y es entonces cuando las cosas comenzarán a cambiar!