Dios no es un Padre Crítico

Leon Fontaine Entregate

Pero el Defensor, el Espíritu Santo que el Padre va a enviar en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho. Juan 14:26 (DHH)

Cuando les estábamos enseñando a nuestros hijos a caminar, Sally y yo a menudo los apoyábamos. Cuando ellos se tambaleaban por un segundo, los jalábamos suavemente de la camisa, ellos perdían el equilibrio. ¡Ellos reaccionaban dando algunos pasos tambaleantes hacia delante antes de desplomarse en el suelo al sonido de nuestros ovaciones entusiastas! Una gran sonrisa emocionada aparecía en sus caras cuando los levantamos de nuevo, listos para la segunda ronda.

¿Qué los motivó a seguir intentando? ¡Fue el ánimo, no el regaño! Los elogiábamos por intentarlo y por el éxito que lograban.

De la misma manera, su Padre Dios lo alienta; ¡Él piensa que usted es increíble! No es un padre crítico al que nunca se puede complacer.

Los niños que tienen un padre crítico viven con un nudo constante en el estómago. Nada de lo que hacen es lo suficientemente bueno. Cuando tienen un día difícil, ¡no van a ver a papá! Cuando pensamos en Dios como un padre crítico y enojado, también lo evitamos.

Dios no lo critica. Lea Juan 14:26. ¡Al Espíritu Santo de Dios no se le conoce como el Juez (crítico, perseguidor de errores, quisquilloso, Condenador, Híper-crítico)! En realidad, Satanás es “el acusador”, ¡no el Espíritu Santo! (Job 1-2, Proverbios 15:11, Revelación 12:10)

Jesús nos dijo que nos enviaría un Consolador. ¡Crea que el Espíritu Santo está de su lado y adquiera el poder de reír y amar la vida!