Entre y Tómelo

Leon Fontaine Entregate

Yo les he entregado el país; vayan y tomen posesión de la tierra que yo, el Señor, juré dar a los antepasados de ustedes, es decir, a Abraham, Isaac y Jacob, y a sus descendientes. Deuteronomio 1:6-8 (DHH)

El hecho de que Dios le haya prometido algo no significa que usted va a experimentarlo por sí solo. A veces es necesario luchar para conseguir lo que se quiere en la vida.

Cuando Dios prometió a los hijos de Israel la tierra en la que fluye leche y miel, tuvieron que luchar contra los habitantes de esa tierra antes de que pudieran tomar posesión de ella. De la misma manera, tenemos que aprender a luchar para recibir las promesas que encontramos en la Biblia.

Ahora no estoy diciendo que usted lucha para ganar las promesas de Dios, y sin duda usted no lucha contra otras personas para entrar en las bendiciones de Dios. Sin embargo, sí es necesario tener un espíritu de lucha y aprender a reclamar lo que es suyo en la fe. Cuando los problemas lo golpean, usted necesita ignorar la duda y el miedo y pararse en las promesas de Dios de modo que usted pueda tomar posesión de lo que es suyo.

Tomemos Isaías 44:3-4 como un ejemplo. Puede hacer esta oración sobre sus hijos, y si no los tiene todavía, puedes orar sobre sus descendientes futuros. Cuando se trata de oraciones, el tiempo es irrelevante.

En estos versículos, Dios promete derramar su Espíritu sobre sus hijos y nietos, y dejar que su bendición fluya a sus descendientes. Él promete que van a “brotarán como hierba en un prado, como sauces junto a arroyos.” (v. 4).

Para reclamar este versículo, diga algo como esto: “Padre, gracias por derramar tu Espíritu sobre mis hijos, nietos, bisnietos y todos mis descendientes en las generaciones venideras. Gracias porque tus bendiciones, están fluyendo a sus vidas. ¡Todos ellos crecerán sanos y fuertes en ti!”

Mientras usted reclama esta promesa hoy, están impactando a su familia en las generaciones venideras.