La gracia es mayor

Leon Fontaine Entregate

Más cuando el pecado abundó, la gracia (favor inmerecido de Dios) lo ha superado y ha aumentado de modo que sobreabundó. Romanos 5:20 

Servir a Jesús es la mejor manera de vivir. Muchas personas piensan que tienen que resistir la tentación para sufrir por Jesús.

Aunque resistir la tentación puede ser difícil al principio, ¡no es una sentencia de por vida! Dios quiere que usted pueda disfrutar de la vida, ¡no vivir cada momento ansiando cosas que no puede tener! Dios nos diseñó para experimentar placer, y podemos aprender a satisfacer deseos que tenemos en formas que son saludables, honren a Dios y de manera más satisfactoria.

Muchos hábitos destructivos se derivan de los deseos legítimamente sanos. Por ejemplo, alguien que ama ir de fiesta y emborracharse cada fin de semana solo puede estar tratando de satisfacer un deseo de diversión y aventura. Dios puso esos deseos en nosotros; que no son saludables. Sin embargo, emborracharse cada fin de semana es una manera equivocada de satisfacer esos deseos.

Usted puede tener más diversión y aventura viviendo a la manera de Dios, y ¡la ventaja es que usted realmente recuerda la diversión que ha tenido!

Cada vez que se sienta tentado a hacer lo que usted sabe que no debe, medite en el versículo de hoy. ¡Donde abunda la tentación, sobreabunda la gracia! El poder de Dios y la capacidad que le ha dado como creyente es mucho mayor que cualquier tentación.

Cada vez que usted se sienta tentado, sintonícese con el Espíritu Santo para recibir la orientación sobre cómo cumplir con ese deseo de una manera saludable. Crea que la gracia de Dios le da ese poder. No sólo va a comenzar a ejercer el poder que Dios le ha dado para mantenerse alejado de la tentación, sino que al estudiar su Palabra y pasar tiempo en su presencia, usted comenzará a desear cosas buenas en lugar de lo que le causa tentación.