¡Las espadas son para luchar!

Leon Fontaine Entregate

Que la salvación sea el casco que proteja su cabeza, y que la palabra de Dios sea la espada que les da el Espíritu Santo. No dejen ustedes de orar: rueguen y pidan a Dios siempre, guiados por el Espíritu. Manténganse alerta, sin desanimarse, y oren por todo el pueblo santo. Efesios 6:17-18 (DHH)

Ayer comenzamos una serie hablando de la lucha que tenemos que llevar a cabo si queremos poseer todo lo que Dios nos ha prometido.

A veces aceptamos una mala situación con demasiada rapidez. Podemos pensar, bueno, tal vez esto es lo que Dios quiere para mi vida. Pero si Dios quiere que vivamos una vida miserable, ¿por qué nos habría prometido tantas bendiciones?

Y si se supone que debemos darnos la vuelta y aceptar todas las malas situaciones que vienen a nosotros, ¿por qué la Biblia nos enseña que como cristianos tenemos que llevar una armadura y una espada? (Vea Efesios 6:10-18.) ¿No se usan las armaduras y espadas para tomar nuevos caminos y defenderse de los ataques?

La verdad es que Dios le ha dado una poderosa espada (su palabra), ¡porque él quiere que gane! Usted puede reclamar sus promesas para sus finanzas, sus relaciones, sus hijos, su cónyuge, sus amigos, su salud… para cada área de su vida.

A partir de mañana voy a compartir en cada devocional una promesa para orar sobre su vida. Cuando la lea, quiero que se detenga por un momento, piense en la promesa y la reclame para su vida o para la vida de alguien que conozca.

Esto únicamente le tomará un minuto, pero es increíblemente poderoso. Usted no tiene que aceptar nada menos que las promesas de Dios. ¡Es hora de levantarse y luchar!