¡Produzca buenas cosas!

Leon Fontaine Entregate

El hombre bueno del buen tesoro del interior saca cosas buenas, pero el hombre malo, de su maldad saca el mal. Mateo 12:35

Cuando las cosas van mal en nuestras vidas, a veces es sólo porque vivimos en un mundo imperfecto. Pero también tenemos que darnos cuenta del poder de nuestras creencias… en lugar de luchar siempre contra el diablo o preguntar a Dios por qué nos están pasando esas cosas.

Dios quiere verlo bendecido. Él no está haciendo cosas para hacerle daño y no es reacio a ayudarle. Y usted no está a merced del diablo. Jesús le despojó de todo poder, pero él va a utilizar su poder en contra de usted si usted lo deja, el poder de sus creencias.

A veces pensamos que hemos escuchado de Dios cuando nuestras predicciones negativas se hacen realidad. En realidad, todo lo que hemos hecho es profetizar nuestra incredulidad y nuestras creencias negativas han afectado lo que estamos trayendo a nuestras vidas.

Este principio aparece en el versículo de hoy. Hebreos 3:12 habla de tener un corazón malo con incredulidad. Así que el hombre malo, arrojando cosas malas en su vida también podría referirse a alguien que tiene la incredulidad en su corazón.

Lo que usted cree en el centro de su ser (su corazón) conecta los puntos de su futuro. Lo que usted cree acerca de la prosperidad, la salud, el matrimonio y su potencial, libera fuerzas a su vida. Estas creencias pueden liberar fuerzas que crean salud o fuerzas que parecen marcar el comienzo de la enfermedad. Ellas pueden atraer el favor de Dios o atraer los problemas.

Lo que usted cree es muy poderoso, pero la buena noticia es que usted puede cambiarlo. Esté atento porque en los próximos días vamos a cubrir cómo crear un tesoro interior que haga aparecer todo tipo de cosas buenas en su vida.