¿Puede usted ganar un milagro?

Leon Fontaine Entregate

Cuando Dios les da su Espíritu y hace milagros entre ustedes, ¿por qué lo hace? No en virtud del cumplimiento de la ley, sino por aceptar el mensaje de la fe. Gálatas 3:5 (DHH)

No podemos ganar milagros por buen comportamiento. Eso parece simple y bastante sencillo, pero tener “fe en las obras” puede aumentar progresivamente con el tiempo si no tenemos cuidado.

Cuando un hombre entra, por primera vez, en una relación con Jesús, lejos de un estilo de vida del que no se siente orgulloso, todo en lo que tiene que confiar es en la misericordia de Dios. Él no siente que merece nada de parte de Dios. Sin embargo, después de servir a Dios por un tiempo, puede comenzar a pensar que merece las bendiciones de Dios.

Una vez estaba orando por varias personas y una mujer, nueva cristiana, estaba al lado de una mujer que había sido un miembro fiel de nuestra iglesia durante algún tiempo. La nueva mujer recibió sanación y la otra mujer no.

Frustrada porque no se curó instantáneamente, la mujer dijo: “No lo entiendo. ¡He servido y diezmado por años! ¡Esta dama nueva se curó y yo no!” Ella tenía razón. Ella no lo entendió. Mientras usted crea que puede calificar por sí mismo para un milagro, nunca lo conseguirá.

Muchas personas oran así: “Padre, si me curas, diezmaré, serviré, haré lo que quieras que haga”. Necesitamos estar claros, no podemos ganar la curación. Jesús ya nos calificó. No podemos tener fe en nuestras obras; tenemos que tener fe en Jesús.

No trate de ganar su milagro. En su lugar, diga: “Padre, sé que no merezco tu promesa, ¡pero Jesús me calificó!”