Su valor no está en sus logros

Leon Fontaine Entregate

Por eso, habiendo recibido a Jesucristo como su Señor, deben comportarse como quienes pertenecen a Cristo, con profundas raíces en él, firmemente basados en él por la fe, como se les enseñó, y dando siempre gracias a Dios. Colosenses 2:6-7 (DHH)

Las personas con baja autoestima con frecuencia se sienten lastimadas por otros. Permítame darle un ejemplo para demostrar cuán destructiva puede ser la baja autoestima cuando se trata de nuestras relaciones.

Supongamos que mi hombro derecho dislocado acabo de colocarse en su lugar, pero no se lo menciono a mis compañeros de trabajo. Cuando entro al trabajo, la primera persona que encuentro me da la mano. Aunque este gesto amistoso no dolería normalmente, me causa un dolor insoportable. De camino a mi oficina, esto sucede varias veces más. En lugar de darme cuenta de que mis compañeros de trabajo no son conscientes de mi dolor, asumo que todos quieren lastimarme y me alejo de estas relaciones.

Las personas que intentan encontrar su autoestima en sus logros y su rendimiento también caminan con una lesión. Debido a que se valoran solo por lo que pueden hacer y no por lo que son, ser criticados por su bajo rendimiento o falta de logros es insoportable para ellos. Su frágil autoestima se reduce aún más.

¿Significa esto que otros deberían ir de puntillas sobre nuestras partes adoloridas? En realidad, depende de nosotros permitir que Dios nos sane con Su Palabra y nos dé un gran sentido de identidad. Está bien querer ser respetados y admirados por nuestro trabajo, pero nuestros logros no nos dan valor. Alguien que resuelve el problema del hambre en el mundo es tan valioso como un alcohólico sin hogar en la calle. Comprenda este hecho y no se sentirá fácilmente lastimado, cuando alguien critique su desempeño o le dé sugerencias para mejorar.