Todo sobre Relaciones

Leon Fontaine Entregate

pues nos preocupamos por lo que es honrado, no sólo ante los ojos del Señor, sino también ante los ojos de los hombres. 2 Corintios 8:21(LBLA)

Durante los últimos días hemos estado discutiendo el liderazgo. Hemos establecido que todos somos capaces de ser líderes, ya que el liderazgo es influencia. Todos queremos ser capaces de influir en los demás, especialmente cuando es para sus propios beneficios, porque tenemos algo que compartir que les ayudará.

Discutimos ayer cómo no podrá influir en alguien si todo lo que tiene en mente es la tarea y el resultado final. Necesita tomar en consideración a la persona en su totalidad: sus esperanzas, sueños y deseos, lo que disfrutan y sus sentidos de propósito. También es necesario construir una relación con ellos.

Hay cuatro bases fundamentales para las relaciones, según el libro titulado Comprension del Liderazgo de Tom Marshall y son: confianza, cuidado, respeto y comprensión. Sin estos cuatro, no existe una relación. Hoy vamos a hablar de la primera: la confianza.

La confianza es la más frágil de los cuatro.

La confianza es algo que se construye con el tiempo, pero se puede perder en un momento. Está construida en lo que dices y se alinea con lo que haces, cuando alguien te dice algo delicado y lo guardas para ti mismo o también cuando cumples con alguien que lo necesite.

La confianza se construye cuando usted mantiene las pequeñas promesas que hace y cuando sus decisiones reflejan que tiene a la otra persona en mente. También es construida al extender el perdón y cuando usted busca sinceramente el perdón de los otros.

Para dirigir con eficacia, la gente tiene que ser capaz de confiar en usted. Eche un vistazo a cada una de sus relaciones y preguntese, “¿Tengo que construir confianza con esta persona?” Y si la respuesta es positiva, ¿qué puedo cambiar hoy?